ALEMANIA

Alemania está situada justo en el corazón de Europa, limitando con nueve países de norte a sur y de este a oeste.

Con todos estos países —Francia, Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Dinamarca, Polonia, República Checa, Austria y Suiza—, Alemania mantiene un estrecho contacto social, al tiempo que ejerce sobre ellos una gran influencia debido a su enorme potencial económico y cultural.

En la actualidad, y tras la reunificación, Alemania es el tercer país en extensión de toda Europa, tras Francia y España. Sus paisajes son extraordinariamente variados, albergando grandes cadenas montañosas, suaves colinas, mesetas, planicies y zonas lacustres.

Sus casi 83 millones de habitantes hacen de Alemania el país más poblado de Europa. Prueba de ello es la omnipresencia turística alemana que sostiene mucha de la industria de dicho sector de toda Europa y especialmente de España.

El país está compuesto por dieciséis estados federados, conocidos como Länder, que constituyen entidades estatales autónomas. Alemania siempre estuvo dividida en Länder, aunque los límites territoriales  variaron con frecuencia a lo largo de la historia.

La mayor parte de los estados que conforman la Alemania de hoy en día se definieron tras finalizar la II Guerra Mundial en 1945, aunque la mayoría conservan en mayor o menor medida su configuración histórica.

Hasta la unificación que tuvo lugar en 1990, la República Federal se componía de once Länder (incluido el Sarre que se reincorporó en 1957), mientras que los cinco estados que históricamente correspondían a la parte de la República Democrática se suprimieron, creándose catorce distritos. Con la celebración de las primeras elecciones libres en 1990 se fundaron cinco nuevos estados que, junto con los once de la antigua República Federal forman el mapa de la Alemania actual.